“Pude apreciar muchas virtudes que la Madre practicaba, y que el Señor había puesto en ella. Su grande humildad y sencillez; su austeridad y amor a la pobreza admiraban; en alguna ocasión, al quererle aliviar alguna de sus necesidades que por razón de su precaria salud me parecían necesarias, nunca quiso aceptar nada que fuera en contra de la Regla; me decía: ¿Qué le voy a ofrecer al Señor, si no son estas pequeñas privaciones?”

Natividad Nebreda, Sierva de Jesús. Roma.
11 de febrero de 2005

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

1987 1988 1989 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018