Habiendo deseado tener un hijo, encomendamos a la M. Mª Isabel del Amor Misericordioso el que pudiera quedarse embarazada mi mujer. La Madre Priora me dio una reliquia de la Madre Isabel. Mi mujer tiene 44 años de edad. Al cabo de un año, después de tres años y medio de casados se quedó mi mujer embarazada. Hemos tenido una niña sana y preciosa. Agradecemos a la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso su intercesión”.

Dr. D. Eugenio Lecanda Garamendi.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Querida Madre Priora:

Quiero dar mi testimonio de cómo la Madre Mª Isabel me concede su ayuda siempre que se la pido. La conocí en Orito, hace muchos años. Era muy dulce y bondadosa. Presentí que iba a formar parte de mi vida. Un día del año 1987, mi padre me dijo: ‘- Nieves, la Madre Mª Isabel ha subido al cielo’. Me puse a llorar. Ese día coincidía con mi cumpleaños. Cuando fui a verla, me quedé prendada de su rostro dormido. Le pedí: “Madre, siga ayudándome”. Sentía que así era.

Años después se me empezó a complicar la vida. Mi hijo, con 21 años Tuvo un accidente, y murió. Dejé de ir a Elche, al convento. No salía a ningún sitio. Creí volverme loca.

Un día, después de mucho tiempo y de recibir varias cartas de mi hermana monja, dándome ánimos, decidí volverla a ver. Le pedí a la Madre Mª Isabel que me diera fuerzas, pues “necesito la ayuda de tus hijas y de Dios”. Fui al convento. Me recibieron con los brazos abiertos. Y seguí pidiendo a la Madre: “No me deje sola”.

El año pasado fui al médico porque tenía problemas en el corazón. Me dijeron que debían hacerme un cateterismo. Iba con mucho miedo, y volví a invocar a la Madre. Mi hija pudo acompañarme al Hospital. Además, por la intercesión de la Madre Isabel, todo salió bien. Incluso tuve la alegría de recibir la visita de mi hermana y de poderla abrazar, pues había salido a acompañar a otra hermana enferma al Hospital donde yo estaba. Esto lo atribuyo a la intercesión de la Madre Isabel, pues yo se lo pedí al ingresar. Siempre voy sola al médico, pues mi hija tiene dos niños pequeños, y siempre que salgo para esto le digo a la Madre Isabel que no me deje sola. Tanto es así que cuando me hacían pruebas o estaba en el hospital, cerraba los ojos y veía su cara, su figura menuda y cerca de mí, con esa sonrisa suya que transmitía confianza y seguridad. Y no ha habido día que fuera al Hospital y no me encontrara con dos hijas de su palomarcito. Y alguna vez incluso con mi propia hermana, sin ponernos de acuerdo antes.

En otra ocasión tuve que acudir al Hospital de Alicante. Sabía que tenía que ir sola y pedí a la Madre Isabel que me ‘acompañara’, ya que ella está más cerca de Dios y de mi hijo. Le pedí en esa ocasión que mi hija pudiera acompañarme. Ese día su marido libró del trabajo, pudiendo quedar con él los niños. Junto con mi hija también vino su padre, así pude tener a mi lado a las dos personas que más quería. Todo salió bien. Fueron tres horas de quirófano. Puedo asegurar que tenía a mi lado a la Madre Mª Isabel. La sentía dándome ánimos y sonriéndome.

Sigo invocando a la Madre, con una estampa recordatorio que me dio mi hermana. Y sigue ayudándome, cuando me faltan las fuerzas para seguir.

Éste es mi testimonio. Espero de todo corazón sea reconocida por la Iglesia y por todo el mundo su santidad. Gracias a toda la Comunidad, también por su apoyo y consuelo. Un fuerte abrazo”.

Nieves García. Hondón de las Nieves.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Rvda. Madre:

Me dirijo a Vd. para comunicarle la gracia que la Madre Mª Isabel me ha hecho. Hace un mes iba con el coche y llevaba un recordatorio de la Madre que me entregó mi vecina, y un boletín que recogí en el hospital de Elche. Como decía iba con mi coche y me dirigía a mi casa. El conductor que venía detrás no me vio y me dio un golpe, arrastrándome contra un muro. Yo vi que volaba por los aires y me encomendé a la Madre Mª Isabel, diciéndole: “Madre Isabel, ayúdame. Salí como pude del amasijo de hierro. El coche siniestro total, y yo con unos moratones en el brazo. Cuando volví del hospital, fui donde estaba el coche y recogí el recordatorio y el boletín que llevaba en el coche, y dije: “Esto me ha salvado de un mal mayor”.

Me gustaría que esta gracia que me ha concedido Madre Mª Isabel la leyera mucha gente, para que cuando se encuentren en apuros la invoquen, como yo, y tendrán su ayuda.

Aunque no conocí a la Madre, la llevaré siempre en mi corazón. Y espero que sea reconocida por la Iglesia y por el mundo entero su santidad”.

Victoria Espinosa.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Quiero dar gracias a Dios y a la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso porque desde que la he puesto por intercesora ante el Señor mis súplicas han sido escuchadas. Yo les pedía por mis hijas y éstas se han acercado a la Iglesia. Continuamos rezando para que estas gracias concedidas sigan dando fruto y ellas perseveren en el camino emprendido”.

I.T.H.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Desde que faltó la Madre Mª Isabel supe que teníamos una santa en el cielo y que podía confiar en ella y así lo hago. Son muchos los favores que he recibido de ella y pequeños milagros.

A finales de mayo empecé a tener mareos y fatiga y después de muchas pruebas en junio me pusieron un marcapasos, al día siguiente me dieron el alta, siempre por su intercesión todo iba saliendo bien. Son muchos los momentos en que acudo a ella y, en ocasiones, con asuntos problemáticos. Pero con mucha confianza y seguridad de que me escucha y nunca me falta”.

Adoración I.S.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“El recuerdo de la amadísima Madre Mª Isabel me está ayudando mucho. Mi deseo es visitarla. Para mí es santa. Recibo muchos favores que necesito para mi familia y le estoy muy agradecida. Mi nieto el mayor es militar, y está en una misión peligrosa muy lejos de aquí. Lleva consigo siempre una reliquia de la Madre. Cuando yo miro la foto de la Madre parece que me sonríe, porque yo sé que vela por él. Son muchas las gracias que doy en nombre de mi familia”.

Rosa.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“El pasado mes de mayo, después de realizarme una serie de pruebas, se me diagnosticó un tumor en el recto-sigma. Se reúne el cuadro médico y deciden operarme el día 28 de junio. En este tiempo no perdí en ningún momento la fe ni la esperanza.

Sabía que había mucha gente rezando por mí. En concreto, las Madres Carmelitas Descalzas me encomendaron a Madre Mª Isabel. Después de la operación y una vez analizado el tumor decidieron darme seis meses de tratamiento como prevención.

Hoy, después de 28 sesiones de “radio” y “quimioterapia”, me encuentro muy bien, sin apenas secuelas ni efectos secundarios, aparentemente como si no me hubiesen operado. He ido al Monasterio a darles las gracias personalmente.

Me siento muy agradecida y aunque me espera todavía otro tratamiento de “quimioterapia”, espero sentirme tan bien y con tanto ánimo como con éste. No dudo que ha sido una gracia más de Madre Mª Isabel”.

L.N.F.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Queridas Hermanas Carmelitas Descalzas: Les escribo para dar testimonio de la gracia que hemos recibido en nuestra familia, por medio de la intercesión de la Sierva de Dios, Madre Mª Isabel. A un familiar le realizaron unas biopsias y nos informaron de que una de ellas no parecía buena. Durante un mes me encomendé a la Madre Mª Isabel y recé la novena que me dieron en el Monasterio del Espíritu Santo.

Hace unos días me informaron de los resultados, siendo todos muy buenos. Tengo que dar gracias a la intercesión de la Madre, porque todo ha ido muy bien, pero podría haber sido lo contrario. Gracias también a toda la Comunidad por su apoyo y oraciones”.

Una persona muy agradecida.
Año 2012

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

1987 1988 1989 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018