“Me llamo Sindy, tengo 29 años y el año pasado me quedé embarazada, después de 5 meses intentándolo, sin éxito. Al haber sufrido un aborto espontáneo, pasé los 3 primeros meses con mucho miedo, pero todo fue bien.

El día 20-04-2012 tuve una cita con mi ginecóloga para hacer la revisión de las 12 semanas. Estaba esperando esta cita con mucha impaciencia, porque se supone que, una vez pasado este tiempo, hay menos riesgo de perder al bebé. De hecho, esperaba esta cita para anunciar mi embarazo a mi familia. Durante la ecografía, mi medica me dijo que estaba todo bien y que el embrión medía más o menos 6 centímetros. Aliviada salí de la consulta, y me fui a trabajar Entonces fue cuando empezaron los problemas. Desde que salí de la consulta hasta la hora de la comida, me encontré muy mal y me dolía mucho el vientre. Pensé que era por la ecografía, pero a las 14:10h perdí muchísima sangre y pensé que había perdido al bebé. Una compañera y amiga llamó a la ambulancia y me llevaron al hospital. Cuando mi ginecóloga vio la cantidad de sangre que había perdido, su cara se descompuso y supe que había poca esperanza. Todavía me duele el alma cuando recuerdo estos eventos tan terribles. Cabe decir que, desde el momento en que perdí la sangre y el momento en que llegué al hospital, no paré de rezar interiormente al Señor y a la Virgen María para que salvaran a mi bebé.

La médica me hizo otra ecografía y me dijo que el bebé todavía estaba aquí pero que había un hematoma a su alrededor. Me dijo que tenía que guardar reposo absoluto y esperar a ver qué pasaba, si seguía sangrando y lo perdía o bien si dejaba de sangrar y aguantaba. Seguí sangrando toda la tarde, y luego la hemorragia paró. Me quedé dos días en el hospital y cuando salí me dijeron que el hematoma medía 3 cm x 2 cm. Me dieron cita para la semana siguiente y estuve toda la semana sin moverme del sofá, comiendo y durmiendo allí.

El domingo 29-04-2012 mi amiga Mayte me visitó. Me habló de la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso y me dio su tarjeta con la oración en el dorso, pero la verdad es que esa noche no la recé. Al día siguiente fui a mi cita en el hospital y allí me dieron la mala noticia: el hematoma había crecido y había aparecido otro nuevo. En ese momento me encontraba con un hematoma de 4,7 cm x 2 cm, y con otro de 6,7 cm x 0,8 cm. Estos dos hematomas eran más grandes que el feto y lo estaban rodeando. El riesgo era que siguieran creciendo hasta desprender la placenta, lo que hubiera supuesto la pérdida del feto.

Desesperada volví a casa y empecé a perder la esperanza. Al día siguiente intenté animarme y fue cuando empecé a interesarme por la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso. Busqué información sobre ella en internet y ese mismo día pegué la tarjeta que me había dado Mayte en mi barriguita, y recé la oración que aparecía en ella. Recé muy fuerte para que la Madre salvara a mi bebé y le protegiera, y así lo hice durante todo el embarazo. Durante los seis meses restantes, tuve la tarjetita pegada a mi vientre, y todas las noches rezaba para que la Madre Mª Isabel salvara a mi bebé. En las siguientes citas, vimos en las ecografías que los hematomas habían dejado de crecer y, conforme fue avanzando el embarazo, fueron disminuyendo los hematomas. Estuve en reposo absoluto casi tres meses y luego en reposo relativo hasta el final del embarazo, pero mi bebé creció bien, y el 23-10-2012 Nació sano y salvo.

El médico que me hizo la cesárea era mi médico habitual, y era el que me había anunciado la presencia de los dos hematomas unos meses antes. Cuando me vio se acordó de mi caso. Me dijo que mi bebé era “un superviviente”, porque mi caso había sido muy severo. Me chocó la palabra y enseguida pensé que si había tenido tanta suerte mi bebé había sido por gracia de la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso. Hoy en día le sigo rezando cada noche, para que siga protegiendo a mi familia, porque confío en ella y espero que reconozcan muy pronto su santidad”.

Sindy.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Doy gracias a Dios por los favores que me concede por mediación de su sierva, Madre Mª Isabel.

Entre varios puedo contar uno. Me encontraba en una situación difícil, a causa de un trabajo que tenía que realizar y que me resultaba bastante costoso. En un momento dado, se me complicó de manera que no veía la posibilidad de llevarlo a feliz término, y estuve invocando la intercesión de la sierva, para que me resolviera lo que yo veía imposible, pero necesario. Seguí con la confianza de que se me resolvería. Yo misma me quedé asombrada, cuando pude concluir el trabajo bien, habiendo desaparecido totalmente lo que antes era una dificultad imposible de resolver. ¡Muchas gracias, Madre Mª Isabel!”

De una devotísima.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Me siento hijo espiritual de Madre Mª Isabel y le debo la mayor gracia que puedo tener: mi conversión, ya que me hallaba en un estado espiritual de una gran tibieza y relajación. Buscando en internet vi una fotografía de Nuestra Madre. Entré en la página de Madre Mª Isabel y, al leer Puntos de apoyo para un ideal, tocó mi corazón y, como una auténtica Madre, me hizo ver, entender y comprender el porqué de mi estado espiritual. A ella le rezo y me encomiendo todos los días, y de su mano he descubierto el gusto por la liturgia de las horas. Como otra gracia más, movido por Madre Mª Isabel redescubro a la Santa Madre, Teresa de Jesús”.

J.G.Q.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“El Señor dijo: pedir y se os dará y a mí se me ha dado la salud que pedí, y la que pidió mucha gente por mí. Creando una conexión especial con la Madre.

Y tanto es así que unos días antes de ir a ver a “mis monjis” había buscado trabajo porque planeaba dejarme mi pelo y quería tener una vida lo “más normal posible” después de todo lo sucedido. Recibiendo contestación de un sitio al que optaba, al salir de estar con ellas cogí un panfleto de la Madre, y viéndolo al llegar a casa, decidí hacer una novena en honor de la Madre María Isabel del Amor Misericordioso pidiendo conseguir el trabajo y así pasó pasados tres días de acabar mi novena que realizaba todos los días por la mañana recibí noticias de mi actual jefe”. […]

Pilar.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Deseo dar gracias públicamente a Dios y a la intercesión de la querida Madre María Isabel, ya que estando viviendo una situación desagradable, invoqué la intercesión de la sierva de Dios, para que nos diera luz el Señor, se resolviera todo según su voluntad y nos diera paz. Esta súplica a la sierva de ha sido escuchada y favorecida con creces, por eso una vez más le digo: ¡Muchísimas gracias, mi querida Madre María Isabel!”

M.I.E.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Nuevamente doy gracias al Señor por otro favor que se me ha concedido por mediación de su sierva Madre Mª Isabel. Hacía más de un año que me habían operado de una hernia inguinal, y me di cuenta que en el mismo lugar me había salido un bultito. Cuando fui al médico de cabecera, dijo que era cierto, pero me recetó para todo un antiinflamatorio, que al segundo día tuve que dejar al notar que no me hacía bien. Como al poco tiempo tuve una cita para un especialista, se lo dije y también nuevamente, al revisarme, me dijo que sí lo tenía, por lo que me hizo un volante para que me lo viese un cirujano. Ya cuando me tocó la cita con el cirujano también éste vio el bultito, pero al no saber exactamente de qué se trataba mandó hacerme una ecografía. Durante este tiempo yo me encomendé a la sierva de Dios Madre Mª Isabel para que, si era voluntad de Dios, desapareciera el bultito y no me tuvieran que operar otra vez. Cuando fui a hacerme la ecografía el doctor que la hizo me dijo que lo estudiaría porque no veía nada de importancia. Así que cuando volví a la cita del cirujano el doctor, que me atendió muy amablemente, era otro y me dijo que no se veía nada, pero que si en algún momento tuviera dolor o molestias que volviese y lo verían mejor.

Actualmente yo me encuentro bien y el bultito desapareció. ¡Gracias a Dios y a la Madre Mª Isabel”!

Una devota.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Pedí al Señor, por mediación de la Madre María Isabel, que atendiese mi súplica de trabajo para mi nieta N. que atraviesa por una difícil situación y que ha de atender las necesidades de su hija (mi biznieta) N.

Agradezco a la Madre María Isabel su intercesión”.

Matilde.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Este donativo es en acción de gracias por favores recibidos por intercesión de la Madre María Isabel del Amor Misericordioso”.

Rosa Miralles.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Hemos venido a dar gracias a la Madre Isabel. El día 15 José Mª dijo de bajar a los bancos de la calle con los vecinos (él no podía andar, y casi no se movía por unos grandes dolores que tenía en las piernas), y no ha dejado de hacerlo. Todos están más animados y Mari hace la novena a la Madre y yo también por eso venimos a darle gracias y a seguir implicándola… Vamos marchando, tenemos bastantes encargos para la madre… Gracias”.

Esperanza A.
Año 2013

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

1987 1988 1989 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018