“Rvda. Madre:

Leyendo el Boletín Nº 14, me he decidido a contarle una vivencia que atribuyo ser gracia de la Madre María Isabel.

Estando en el hospital, cuando operaron a mi hermana, salí al pasillo junto con la Hna. María Francisca a por una botella de agua. Me encontré allí a un policía local de Hondón y le dije: “¿A quién tienes aquí?” Me dijo: “A mi hermana, que ha tenido varios abortos naturales, y ahora está de cinco meses, y están intentando que la niña llegue a nacer. ¿Y tú? Le dije: “Yo también tengo una hermana, religiosa, que la han operado de la espalda”. Me dijo: “Que tenga pronta recuperación”. Y se marchó.

Entonces, la Hna. María Francisca me dijo: “¿Lo conoce?” Y le conté lo que me había dicho. Y me dijo: “No se preocupe, que ese bebé va a nacer bien”.

Pasado un tiempo, lo vi en el súper, y me dijo que su hermana estaba aún en el hospital. Entonces, le di una reliquia de la Madre María Isabel, y un Boletín, que yo llevo en el bolso siempre. Y le dije: “Dile que le pida la gracia para su bebé, y rece la oración; y verás cómo sale todo bien”.

Al cabo de unas semanas, llegando a casa de mi hija, pasó a mi lado el coche policial, y me dijo el policía: “Nieves, ya soy tío. La niña ha nacido con poco peso, está en la incubadora, pero bien”. Y me enseñó una foto. Le dije: “¿Le diste todo a tu hermana? Me dijo: “Siempre la lleva encima, y todos los días le reza, y le pide que siga todo bien”.

Pasado un tiempo, me fui al polideportivo, y salían dos chicas jóvenes con un carrito de bebé cada una. Sin pensarlo, le pregunté a una: Perdona, ¿tú eres hermana de Ismael? Me miró y me abrazó, diciéndome: ¿Ud. es la que le ha dado a mi hermano lo de la Madre María Isabel? Le dije: “Sí. Perdóname que sin conocerte te abracé; pero al ver a la niña me dio un vuelco el corazón”. Entonces, me dijo: “Ahora puedo decirle que, después de nacer la niña, me dijo el médico que no se explicaba que saliera todo bien”. Y ella me dijo: “Fue un milagro de la Madre María Isabel”. Yo le puntualicé: “es una gracia más que, por mediación de la Madre, se realiza”. Me dijo: “Tengo una carta para Ud., porque quiero que se publique en el Boletín, contando yo todo lo que pasó”.

Rvda. Madre, yo espero la carta para enviársela a ustedes. Ella vive en Alcoy, su hermano ha sido operado, y está de baja, y no lo veo; pero, en cuanto me la haga llegar, se la envío. Pero yo, no quería dejar de contar todo lo que yo viví. Le pedía todos los días a la Madre María Isabel por esa niña, y me ha, mejor, nos ha escuchado; y, como sabrán, no es la primera vez que sucede. Siempre la tengo en mi memoria. Ella, siempre que la invoco porque necesito levantarme cuando caigo, siempre noto su mano para levantarme.

Éste es mi relato, si creen a bien publicarlo. Espero sea reconocida su santidad”.

Nieves García.
Año 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Agradecer a Madre María Isabel del Amor Misericordioso la gracia obtenida: mi hijo de 9 años ha dejado de hacerse pipí y tomar pastillas”.

Gracia Mª Hidalgo Cebolla.
Año 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Agradece un favor a Madre Isabel”.

Rosita Antón.
Año 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Reverenda Madre: Hoy acompaño a una familia muy querida por mí. Mi vecina Carmen y su familia, que, como ya sabrá, le comenté a mi hermana que, hablando con ella me dijo que su hijo era casado 7 años, y no tenían descendencia. Yo le dije que hiciera una novena a la Madre Mª Isabel, y se lo pidiera; y le di una estampa con la novena, y ella se la entregó a su nuera. Y ésta, empezó a hacerla.

A las dos semanas, voy a su casa, y estaba toda la familia, y vi que a Pilar, que es la nuera, le brillaban mucho los ojos, y noté una sensación… Sabía que allí pasaba algo. Y ella me dijo: “Nieves, ¡estoy embarazada!” Yo sentía algo dentro de mí que alguien me decía: “Nieves, Pilar trae dos hijos en su vientre”. Tal y como lo oí, le dije: “Vas a tener dos”. Allí hubo comentarios de todo.

Otro día volví a casa de mi vecina Carmen, y cuando me vio, me dijo: “Iba a tu casa a decirte que, cuando dijiste que mi nuera traía dos hijos… Pues, que le han hecho una ecografía, y sí que trae mellizos”.

La carne se me puso de gallina -como así se dice-. Y después le dije a Pilar: “No dejes de pedir a la Madre su ayuda, porque ella no te dejará nunca; y verás como todo va bien”.

Le diré que es una persona de riesgo, porque tiene una enfermedad; y, aparte, trae dos bebés.

Ella ha ofrecido ir todos los meses que pueda y llevarles a Uds. algún presente, en agradecimiento, y también para tener la oportunidad de estar muy cerca de la Madre Mª Isabel, y oír Misa. Ya cuando puedan, que se haya pasado la Cuaresma, iremos para que conozcan a mi hermana, y a todas, si su Caridad permite, y decirles que me enorgullece saber que a las personas que necesitan ayuda, sé que si se lo piden a Dios, a través de la Madre Mª Isabel, se le concede esa gracia que piden.

Yo, ya sabe Ud., tengo mucha fe, y le pido por mis nietos, mi hija y su marido; por mí y por toda la familia su protección. Y así día a día espero de corazón que sea reconocida por la Iglesia, y por todos, su santidad. Yo así lo siento y se lo pido a Dios.

Reciban un fuerte abrazo toda la Comunidad”.

Nieves García.
Año 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Desde el 31 de octubre del año 2006, día del aniversario de la muerte de la Madre María Isabel, empecé a pedirle la sanación total o mejora de la tartamudez de una persona que conocía y apreciaba, por el medio que fuese. Se puede decir que tuve la grata alegría de ver a esta persona casi recuperada y bien, después de varios años sin verla. Por ello, seguimos dando gracias a Dios, por la eficaz intercesión de la Madre María Isabel”.

Anónimo.
Abril 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Muy agradecida, alabo a Dios por la intercesión de su Sierva Madre Mª Isabel por los muchos favores que me concede. Comunico que, en esta ocasión, le pedí por una necesidad que había en mi persona y en mi entorno, y no tardó en favorecernos, asistiéndonos en la necesidad. ¡Muchas gracias!”

Una devota.
15 de abril de 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“El día 16 de enero pasado, nuestra Hna. Ana María de Dios Padre sufrió una aparatosa caída. Se le diagnosticó: “fractura de la rama isquio-púbica izquierdo y fractura en la unión de la rama ilio-púbica y la ceja anterior del acetábulo izquierdo con trazo de fractura intraarticular que afecta a la ceja anterior mínima irregularidad de la cortical de la superficie articular anteroinferior”.

El traumatólogo prescribió reposo durante 4 semanas, con ulterior “movilización progresiva cadera en descarga, sin forzar”, junto a la medicación adecuada, pues no había posibilidad de operación, ya que, propiamente, los huesos no estaban rotos, sino estallados; y se veía dudoso el que volviera a caminar. Quedó consignado, además, en el informe: “dolor agudo debido a trauma”.

Durante muchos días, veíamos a nuestra hermana sufriendo en su lecho de enferma, porque no cedía el dolor intenso; cualquier roce o presión le era insoportable. Todas las hermanas la encomendábamos al Señor, por intercesión de nuestra Madre Mª Isabel; y la Comunidad tenía junto a ella, en la enfermería, el acto de recreación nocturna.

Transcurrieron 20 días, aproximadamente. Una noche, con gran alegría, según íbamos llegando a la enfermería, nos decía: “Ya no tengo dolor. Nuestra Madre Mª Isabel lo ha hecho: me ha quitado el dolor”. Y, al ser preguntada, nos descubría su `secreto´: durante muchos días estuvo pidiendo la gracia de que la Sierva de Dios le quitara el dolor tan agudo, ya que no quería dar quehacer. Y repetía: “Gracias, Madre María Isabel”.

El día 7 de marzo pasado, el traumatólogo le dio el alta. Y hoy tenemos la alegría de verla dar paseítos por nuestra casa, ayudada de su andador, y con la asistencia de su querida enfermera”.

Monasterio del Espíritu Santo. Elche.
Marzo 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Doy mil gracias a la Madre María Isabel del Amor Misericordioso que me ha ayudado a que mi operación salga bien. Ella me quiere muchísimo, que me tuvo en sus brazos cuando era niña. ¡Mil gracias, Madre!”

Anónimo.
5 de junio de 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“¡Queridas hermanas!

Con mucha ilusión quiero contar mi testimonio que me sucedió cuando conocí la existencia de la Madre María Isabel.

Tras una larga enfermedad y después de haberme dicho los médicos que por causa de la enfermedad sería poco probable que pudiera tener familia (eso sucedió 6 meses después de casarme). 5 años más tarde nos dijeron que intentáramos tener familia, pero el bebé no venía.

Un buen día, cuando subimos al campo de mi suegra a comer, nos dijo que una amiga suya que se llama Nieves le había hablado de una monjita que estaba haciendo muchos milagros, y que le había dado una estampita con una oración y una novena. Ella me dijo que si me importaba pasármela todos los días por la barriga, mas yo le dije que no tenía ningún inconveniente en hacerlo. Y esa misma noche empecé a hacerlo y decidí también hacer la novena, pues mi marido es representante y tenía que viajar unos días a Zaragoza para hacer cursillos. A mí como me da tanto miedo la carretera decidí hacerla para que el viaje fuera bien, y de paso, si podía hacerme el milagrito de quedarme embarazada. Todo esto sucedió sobre el 10 de febrero del 2014.

Mi marido vino muy bien del viaje. Días después yo esperaba que me bajara la regla; más o menos sería por el 17 de febrero; pero, nada. Entonces decidí esperarme hasta el sábado 20 de febrero. Ese día me hice la prueba, y cuál fue mi sorpresa: ¡¡Dio positivo!!

En el domingo subimos al campo a comer, y les contamos la buena nueva. Estaban todos muy felices, pues era un embarazo muy esperado.

Ese mismo día, sobre las cinco de la tarde, estábamos mi cuñada Nieves y yo charlando al pie de la chimenea, y de repente vino Nieves, la amiga de mi suegra. Ella se queda mirándome a los ojos y me dice: “Te brillan mucho los ojos. ¿Tienes algo que contarme?” Y yo le contesté: “Sí, Nieves, ¡¡estoy embarazada!!” Y ahí se quedó la cosa. Al rato nos dice a todos, ¿y si fueran dos bebés? En ese momento nos miramos entre nosotros, y nos ponemos a reír; y entonces yo le dije: “No pasa nada, a casa vacía vienen”. Pero todo esto entre risas.

En el lunes siguiente, nos tocaba ir al hospital al ginecólogo. Cuando entramos me eché en la camilla y empezó a hacerme la ecografía. La ginecóloga empezó diciendo: “Hay una bolsa con una placenta…” Y de repente dice: “No, no, no, espera, espera…” ¿Qué pasa?, dijimos nosotros, un poco preocupados. Y ella exclamó: “¡Nada, nada!… ¡que son dos bolsas!” Mi marido y yo nos quedamos mirándonos, un poco incrédulos.

Nada más salir llamamos a mi suegra, y le contamos lo sucedido. Ella se puso muy contenta y nos dijo que no nos preocupáramos que todo iba a ir bien.

Cuando se enteró el resto de la familia se quedaron perplejos al saber la noticia.

Al siguiente domingo, volvimos a ver a Nieves. Le contamos lo sucedido, y entonces ella dijo: “¡Es un milagro de la Madre María Isabel! ¡Ella fue la que me había contado todo lo que iba a pasar…!”

Al cabo de unos meses, nos enteramos de que iban a ser nene y nena. Decidimos ponerles el nombre de Lucas Jesús, y Triana Isabel, en honor a la Madre.

Desde que nos enteramos que estaba embarazada todos los meses vamos a ver a la Madre María Isabel y a las Hermanas en gratitud por su milagro. Pronto mis pequeñines estarán entre nosotros.

¡¡GRACIAS, MADRE MARÍA ISABEL!!
GRACIAS

Pilar Pujalte. Aspe.
12 de septiembre de 2014

(Este personal testimonio de Pilar Pujalte Alcolea, viene a completar el ya consignado testimonio de Nieves García. La narración de esta gracia de la Sierva de Dios es del 12 de septiembre de 2014. Lucas Jesús y Triana Isabel nacieron felizmente el día 4 de octubre).

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Rvda. Madre: Desde el primer día que la Sra. Nieves le dio a mi hermano la oración de la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso, le recé con mucha fe y esperanza, y dio su fruto. Se lo agradeceré siempre. Me ayudó mucho a sobrellevar todo el rezar y tener fe que la Madre Mª Isabel me ayudaría a tener a mi hija sana y bien, y a cumplir mi sueño de ser madre; como a mi marido, mis padres y, en especial, a mi hermano, que, por su mediación, conocí todas las gracias de la Madre Mª Isabel, que la Sra. Nieves le facilitaba. Aunque, en mi caso, tanto los médicos como yo, vemos que esto puede ser un milagro. Cuando les relate mi caso lo entenderán.

Yo personalmente quería escribir mi vivencia, para que así se vea cómo realmente fue un milagro el tener a mi hija, con la ayuda de la Madre Mª Isabel, pues se lo pedía todos los días, y seguiré rezándole y pidiéndole misericordia para toda mi familia.

Mi marido y yo llevábamos intentando ser padres desde el 2005. He tenido tres abortos naturales. Fue muy duro para mi marido y para mí, porque lo quiero mucho -y me ha ayudado en todo momento a superarlo-, como también a mis padres, y a mi único hermano, que estamos muy unidos y se quedaba noche y día conmigo, y me daba ánimos. Gracias a su compañía yo llevaba mejor estar en el hospital, pues mi marido tenía que trabajar en Alcoy, y yo estaba ingresada en el hospital del Vinalopó, en Elche.

El primer aborto fue el 28 de enero de 2006, de seis semanas. El segundo fue el 31 de diciembre de 2008, y el tercero fue el 30 de junio de 2010. Este último, fue especialmente doloroso, pues fue a las 23 semanas (casi 6 meses). Se me provocó el parto y no pudieron pararlo, y el bebé, mi hijo, nació muerto. Si no hubiera sido por mi familia, no lo hubiese superado. Fue un golpe muy duro.

En este último embarazo, para que no ocurriese lo mismo que con mi niño, me cosieron el útero en la semana 13 del embarazo, y, en la semana 22, en una ecografía de control, me detectaron que el cuello del útero se me borraba, pudiendo provocar el parto y que pasara como con lo del nene; por ello, me ingresaron en el hospital en reposo absoluto. Y a esperar llegar al final, y que todo saliera bien.

Cuando la Sra. Nieves se enteró por mi hermano de mi situación, en el hospital donde ella tenía a su hermana recién operada, y coincidió con él, le dio un Boletín y la oración de la Madre Mª Isabel, le dijo las gracias que ya había concedido, y que yo no dejara ni un día de pedirle a la Madre la gracia que yo necesitaba, y me pusiera la reliquia en mi vientre. La Sra. Nieves, que yo no la conocía, siempre preguntaba a mi hermano cómo yo iba, pues mi hermano es policía local de donde ella vive, y cuando lo veía le decía: “Dile a tu hermana que confíe, y que no deje de rezarle”. Y, como he dicho, yo lo hacía todos los días, con la confianza que todo iba a salir bien.

Sé que gracias a la Madre Mª Isabel todo salió bien. Mi niña nació el día 6 de noviembre de 2012, después de dos meses en el hospital. También quiero decir que mi hermano rezaba conmigo, me aseaba, me acompañaba, me daba ánimos. Mi marido venía los fines de semana; y también la ayuda de mis padres, superando su propia enfermedad, ahí estuvieron. Ellos también rezaban su oración para que hiciera que todo saliera bien, y por su pronta recuperación.

Mi niña nació muy pequeñita. Tuvo que estar en la incubadora; pero, todo salió bien, y el día 21 de diciembre de 2012 nos pudimos llevar a Emma, que así se llama, a casa. Aquel día fue el más especial y maravilloso de nuestra vida: era la primera hija, la primera nieta y la primera sobrina. Y, para mi hermano, fue una gran ilusión, porque vivió día a día mi embarazo.

Sé que todo fue por la gran fe que pusimos todos rezando a la Madre Mª Isabel, que nos concedió la gracia que todos pedíamos. Sería para mí una honra publicaran mi relato en el Boletín de la Madre Mª Isabel, para que la persona que la invoque sepa que ella le ayudará seguro.

Como ya he dicho, yo no conocía a la Sra. Nieves, y un día salía con mi hija del polideportivo, con mi prima y una señora que estaba allí con su familia. Me dijo: “Perdona, ¿tú eres la hermana de Ismael?”. Le dije: “Sí, y Ud. es la señora que le ha dado a mi hermano lo de la Madre Mª Isabel”. Y nos fundimos en un abrazo, muy emocionadas. Y allí conoció a mi hija, que la llevaba en el carrito (aunque a ella mi hermano le envió fotos al móvil). Ahí veo la mano de la Madre Mª Isabel, que, sin ponernos de acuerdo, hizo que coincidiéramos ese día, siendo yo de Alcoy y ella de Hondón: “la Madre Mª Isabel sigue haciendo el bien y nos sigue amando”.

Espero tenga a bien publicarlo y transmitir que quien tiene fe en ella, tiene su gracia. Espero sea reconocida su santidad por el mundo entero.

Muy agradecida”.

Guadalupe.
Octubre 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Querida hermana: Hoy está lloviendo a cántaros. Es uno de los regalos que Dios nos ha concedido, por intercesión de la M. Mª Isabel, que se lo pedí a ella; y así ha sido.

Le hice una novena a la Madre María Isabel pidiendo que lloviera. Y el 8º día llegó la lluvia, y se tiró casi dos semanas lloviendo, mucho o poco, todos los días. Y ahora de nuevo vuelve a llover”.

L.G.
14 de octubre de 2014

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“Queridas Madre Superiora y Hermanas en Cristo:

Como sabrán hace poco me operaron de los dedos de los pies, y como no puede ser de otra forma, me amparé a la Madre Mª Isabel, aunque también soy muy devoto de la Virgen de Orito y de San Pascual. Le pedí que saliera todo bien. Tras ser intervenido, cuál fue mi alegría al recibir la noticia del cirujano que me marchaba ese mismo día, pero al llegar a la habitación estaba una enfermera y le conté que me iba y me dijo que por ella me quedaba, porque me habían hecho mucho daño en el pie y esa misma noche me podía doler mucho. Al final, me quedé esa noche y la pasé muy bien sin ningún dolor, y así ha seguido hasta ahora. Para mí ha sido un milagro, puesto que todos me decían que la recuperación sería costosa y dolorosa.

El día 2 de agosto estando en casa se me puso un dolor muy fuerte en el pecho. Nos acostamos, pero en la madrugada siguió el dolor bastante más agudizado. Me puse muy nervioso, y no pensé en otra cosa que ponerme la estampa de la Madre Mª Isabel, que tenía en la mesita de noche, en el pecho, y no conforme, también me puse el Rosario que tenemos colgado en la cama, que, por cierto, es el Rosario que me dieron pasado por las manos de la Madre. Lo cierto es que en media hora se me pasó el dolor. Para mí es un milagro”.

Juan López Ortega.

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

1987 1988 1989 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018