“Quiero agradecer a la M. Mª Isabel dos favores muy grandes que me concedió en una etapa en que no me encontraba física ni psíquicamente bien. No tenía trabajo, lo que agravaba todavía más la situación.

Pidieron oraciones por mí a la Comunidad de las Carmelitas Descalzas de Algorós y me encomendaron a la M. Mª Isabel. Fue cuando menos sorprendente que ¡ese mismo día! en que pidieron oraciones me surgiese una oferta de trabajo, pese a haber desaprovechado otras oportunidades que se me habían presentado anteriormente.

Pero ahí no acabó la cosa. Un año más tarde, perdí el trabajo, y las posibilidades de recuperarlo eran escasas, por no decir nulas. Nuevamente pidieron oraciones por mí a la Comunidad y me impresionó la confianza con que respondieron, dando por supuesto que la M.Mª Isabel lo arreglaría.

Pero yo no las tenía todas conmigo… Podéis imaginaros mi sorpresa cuando ¡recuperé el trabajo! Simplemente, no podía creerlo y me convencí del poder de intercesión de la M.Mª Isabel, a quien yo no tenía especial devoción en aquel momento (eran las hermanas las que me habían encomendado).

Pero el milagro más significativo fue la recuperación de mi salud física y psíquica, de una manera tan discreta como milagrosa. Nadie supo cuándo ni dónde ni cómo mejoré; pero lo cierto es que ¡sin tratamiento médico alguno! Al cabo de un año me encontraba sorprendentemente bien.

No hay duda alguna de que es la M.Mª Isabel a quien deben atribuirse estos favores. No son los únicos que nos ha concedido a mí y a mi familia ¡y presiento que no serán los últimos!

“Pasó haciendo el bien”: así se ha resumido su paso por esta tierra; así lo han testimoniado cuantos la conocieron y trataron; y especialmente, quienes convivieron con ella. Y yo también soy testigo de que ¡lo sigue haciendo!

Con este testimonio quiero invitar a cuantos no la conocen a acercarse confiadamente a ella; no sólo para que nos conceda los favores que tanto necesitamos sino para que nos enseñe a amarnos unos a otros y a estar unidos, tal y como nos ha dicho: “¡Amaos y sed uno!” Gracias, ¡Madre Mª Isabel!”

Anónimo.
Año 2015

 

                                                            ✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

“Mi agradecimiento más sincero a las MM. Carmelitas Descalzas del Monasterio del Amor Misericordioso y de la Madre de Dios de Piedrahita (Ávila) por su intercesión y su invocación a la Madre María Isabel del Amor Misericordioso para la sanidad completa de mi sobrino.

En julio del año pasado mi sobrino, de apenas tres años, que estaba en una escuela de verano, fue descubierto ahogado en el fondo de la piscina del colegio cuando ya llevaba sumergido allí varios minutos y estaba ya sin respiración, morado e hinchado de agua. Le hicieron allí mismo la reanimación cardiopulmonar y la respiración boca a boca y fue trasladado en ambulancia medicalizada al Hospital. Allí, a la vista de que existía daño cerebral y el niño no recobraba del todo la consciencia fue derivado a otro hospital con mejor equipo, médico y humano, de neurología pediátrica. Se temía fundadamente por su vida y, de sobrevivir, eran esperables importantes secuelas por el daño cerebral que habían detectado. Pero gracias a la oración de mucha gente, entre ellas la de las MM. Carmelitas Descalzas de este convento, y, fundamentalmente, gracias al Amor Misericordioso del Padre, y la protección de Nuestra Madre Santísima, el niño se restableció rápidamente y hasta el día de hoy sin secuelas, de modo que incluso los médicos que le atendieron en un primer momento dijeron que aquello era asombroso e inexplicable.

Doy gracias a Dios por ello y escribo este pequeño agradecimiento a la oración de todos los que vivieron esos momentos angustiosos.

Encarni.
Año 2015

NOTA.- Nuestras hermanas de Monasterio del Amor Misericordioso y de la Madre de Dios, de Piedrahita (Ávila), nos han remitido este último testimonio y acción de gracias, para ser publicado en el Boletín Nº 18 de la Causa de Canonización de la Sierva de Dios Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso.

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

“En el día de Santa Mónica (27 de agosto) del 2014 me enteré que mi hijo estaba consumiendo drogas. Pedí oraciones a las MM. Carmelitas y me dieron una reliquia y una estampa de la Madre Mª Isabel del Amor Misericordioso. Me dijeron también con gran fe que el problema se solucionaría.

A punto de cumplirse un año (mañana es Santa Mónica), el problema ha desaparecido totalmente. Las MM. Carmelitas me dieron una estampa –y recé novenas y oraciones– y atribuyo a la intercesión de la Madre María Isabel del Amor Misericordioso que mi hijo ya esté totalmente limpio y que haya abandonado 100% el consumo de drogas”.

Anónimo.
26 de agosto de 2015

NOTA.- Nuestras hermanas del Carmelo de Piedrahita (Ávila), nos remiten este testimonio anónimo, para ser publicado en el Boletín Nº 19 de la Causa de Canonización de la Sierva de Dios, Madre María Isabel del Amor Misericordioso.

✿❀♣✿❀♣✿❀♣✿

 

1987 1988 1989 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014 2015 2016 2017 2018